Wobo


En 1963, poca gente pensaba en darle una oportunidad extra a los objetos después de su supuesta vida útil. Uno de estos visionarios fue Alfred Heineken, quien en un viaje al Caribe se dio cuenta de dos problemas: que a las playas arribaban muchas botellas naúfragas y que en la isla escaseaban los materiales de construcción. Así nació WOBO (world bottle), una idea que aunaba una solución para ambos problemas. Las botellas Wobo eran rectangulares y podían encajarse la una en la otra, de manera que pudiera construirse una pared estable. Se fabricaron 100.000 botellas y existen algunos muros hechos a partir de ellas (en Amsterdam y en Noordwijk, Holanda), pero la idea no fraguó. La practicidad del invento es, por supuesto, discutible; pero lo que realmente tiene mérito es que hace más de 45 años hubieran personas innovadoras que pensaran en sistemas de diseño complejos, teniendo en cuenta que el desecho de un producto puede ser la materia prima de otro.

The idea of turning waste into useful products is not new. For example, in 1963 Alfred Heineken had a visionary idea after visiting the Caribbean, where he saw two problems: beaches littered with bottles and a lack of affordable building materials. The WOBO (World Bottle) became his vision to solve both the recycling and housing challenges that he had witnessed on the islands. The “brick that holds beer” was ahead of its ecodesign time, letting beer lovers and builders alike drink and design all in one sitting.
These bottles were meant to lay horizontally, interlock and layout in the same manner as ‘brick and mortar’ construction. One production run in 1963 yielded 100,000 bottles. Despite the success of the first production, the Heineken brewery didn’t support the idea. Nowadays, only two constructions are settled down(they are in the Netherlands) and it’s not clear how many exist, or where, but the idea, even some four decades later, remains a lasting example in end-use innovation.
o: Reutilización de Botellas en Finlandia o Stem o Lot-ek

2 comenta :

jill dijo...

Muy interesante, como siempre.

Anónimo dijo...

CONTAGIEMOS Y NO SEREMOS POCOS