Stanley Honey

Tengo la garganta tomada. Para eso, mi madre dice que no hay mejor remedio que la miel con limón. Necesito miel. Voy al súper. Compro limones. Compro miel. Y un bote. La mayoría de productos vienen envasados. Existen algunos que podrían comprarse a granel, sin necesidad de embalajes, como los limones. Pero hay otros, como la miel, que necesitan un envase para poder ser gozados en casa. El envase, la mayoría de las veces, deja de tener función una vez consumido el contenido. El estudio británico The Partners le da la vuelta a esa idea y crea Stanley Honey, un bote de miel que, una vez vacío, invita a ser utilizado como macetero, para poder plantar plantas, que den flores, que a su vez propicien néctar a las abejas para poder elaborar su miel. Dulce, ¿verdad?
Here you have the lovely pots of Stanley Honey created by The Partners. Once emptied of their contents, the ceramic pots are designed to encourage you to plant your own flowers in them. This will produce delicious nectar for all the bees in your area and hopefully result in more honey for everyone. Sweet.
+: The Partners o: Jorre Van Ast o Reutilización de Botellas en Finlandia o Ataahua

4 comenta :

irenu dijo...

Desde luego las cosas van tomando otro camino poco a poco. El otro día compré un pincel de ojos en un conocido supermercado nacional donde tienen una línea propia de cosméticos y el envase del pincel, quitando la etiqueta, era una estuche trasparente con cremallera para llevar en el bolso los utensilios de maquillaje. Una grata sorpresa!!!!

Jon Marín dijo...

Si quieres pásame más información y lo publicamos

Saludos

Toke de libélula dijo...

Sería ideal que todos los empaques se plantearan una vida más larga y que fuesen útiles. Yo suelo reciclar algunos bites de vidrio para poner en ellos algunas cuentas o cosas en mi taller.

Silvia Gándara dijo...

Ojalá este tipo de hechos fueran tan frecuentes que no nos llamaran la atención.
Preciosa idea