Comida creativa

Mi gran amigo Iker dijo un día que la creatividad afloraba en momentos críticos para poder salir del paso. Creatividad=Supervivencia. Son momentos duros para todos y allí donde podamos ahorrarnos un céntimo, lo haremos. Hasta en nuestra alimentación. Con la comida no se juega, es un tema muy serio. Pero para las grandes distribuidoras parece que la "sostenibilidad" se queda en los spots publicitarios y cuesta traducir ese palabro a la vida real. Al menos, esa fue la sensación que tuve el otro día al ir a un supermercado y preguntar qué se hacía, por ejemplo, con el pescado del día que sobraba. "Simplemente, se tira". Y así, sin más, tres carros de la compra hasta arriba de pescado envasado fueron a parar al cubo de la basura. Pensemos en los kilos de comida apta para el consumo que debe tirarse diariamente en España. ¿Podemos aplicar nuestra creatividad para diseñar un nuevo protocolo y aprovechar ese alimento, esencial para la supervivencia de muchas personas con pocos recursos?

Esta mañana fui a comprar frutas y hortalizas. Dos generesos manojos de acelgas por un euro. Las acelgas son aparatosas, aparentan mucho, pero una vez limpias y cocinadas, se quedan en nada. En nada...¿seguro? Lavé las hojas y ese agua la usaré para regar mis plantas. Las puse a hervir en dos tandas, las colé y con esas hojas me he hecho un plato de spaguettis, que previamente he hervido con un poco de agua utilizada en la ebullición de las acelgas. Y tendré hojas verdes para el resto de la semana. Con el resto del agua de ebullición, estoy haciendo un caldo, con una zanahoria, lo verde de un puerro, una hoja de laurel y garbanzos, que se están hidratando aparte con un poquito de esa misma agua. Las pencas de la acelga, que también se han hervido, las he separado, las he cortado y las guardo para mañana, cuando las rebozaré y las meteré en un tupper para el lunes. El caldo que me sobre, lo congelaré. Y si alguien quiere un menú a base de acelgas, que sepa que está invitado. A falta de recursos, creatividad. Buen fin de semana.

o: Cerrando ciclos o The ABLE Project o El huerto en mi balcón

3 comenta :

Para muestra un botón dijo...

buenisimo! Sano, sabroso, sin tantos envases, creativo y económico, se puede pedir más?

fernanda dijo...

Aca en Argentina, ya tenemos experiencia en crisis, y creeme que toda la gente agudiza el ingenio a la hora de cocinar. Un pollo podemos hacerlo rendir para unas cuantas comidas tambien!!las pechugas se filetean y se hacen milanesa, las carcazas se hierven y se hace caldo al cual luego se le agregan diversas verduras, los menudos se preparan en una especie de risoto con arroz, y el resto del pollo se puede hacer al horno acompañado con papas o ensaladas.
Sera por eso que crisis es oportunidad?

jill dijo...

A menudo nos preguntamos cómo podríamos cambiar las cosas y desde luego qué elijo comer (y dónde lo compro, cómo lo cocino, y qué acaba en la basura) es uno de los grandes cambios que tenemos en nuestra mano (o quizá el mayor).

De esto nos pueden enseñar mucho nuestras abuelas...

Os dejo un link interesante en relación con este tema: reducing food waste, recipes for leftovers:

http://www.recycleforlondon.com/reduce-reuse/recipes/index.jsp