Ética medioambiental, por Rosario Miranda

Este verano tuve el privilegio de participar en el seminario "Lo 1º es lo 1º. Creatividad social para el desarrollo local", celebrado en el Centro Atlántico de Arte Moderno, de las Palmas de Gran Canaria. Allí tuve la ocasión de presenciar la conferencia de Rosario Miranda, Sarichi, que versaba el significado de la ética medioambiental. Sarichi es catedrática de Filosofía en la Escuela de Arte y Superior de Diseño de Gran Canaria y ha escrito diversos libros y múltiples publicaciones. Es una persona crítica, muy crítica y, además sabe expresarse muy bien. Pero ninguno de los que nos encontrábamos en la sala esperábamos una charla como la que dio aquel día, de la que salió ovacionada y vitoreada.

"Me pregunto qué nos ha sucedido para que los adolescentes cacareen al unísono que mejorar el mundo consiste en comprar coches que no contaminent o en salvar las especies en vías de extinción" [...]

"(La mitología juedeocristiana) nos ha dejado la érronea convicción de que tenemos un papel estelar en la trama de lo existente y constituimos una entidad aparte de la naturaleza".

"Nadie renuncia al coche para no dañar el planeta, como nadie renuncia al fornicio por miedo al infierno".

"No se trata de plegarse al 'sé bueno o nos condenaremos' de la ética medioambiental judeocristiana, sino de apetito de vivir bien".

Estas son algunas de las joyas de su discurso, donde hace una acertada y provocadora crítica del ecologismo estúpido y aboga por "el gusto a tratarse bien a uno mismo y a los próximos" para hacer de este mundo un lugar más habitable. Clica en la imagen si quieres leer la charla entera.

+: Lo 1º es lo 1º
o: Ciudades como sistemas vivos o Diseño de artefactos en la vida diaria o Reflexiones sobre biomímesis

2 comenta :

Carlos dijo...

Qué gran tarde con Sarichi...
Una auténtica "sparring" del pensamiento crítico.

Jorge.D.Ramos Manuel de Villena dijo...

¡hola sarichi! soy Jorge Ramos de la escuela de arte, tu ex alumno de 1ºH. No sabia que fueras tan famosa jaja bueno era para decirte que eres una gran profesora y que me encanto recibir clases de ti. Nos veremos por la escuela, ¡saludos!